El abogado en Industria 4.0

HLB EL Salvador

image

Enseñar sobre derecho digital, tecnológico o informático, como se le llama en diferentes latitudes, en los años 90 era algo que se esperaba que llegara, pero no se enseñaba en las facultades de derecho. Sin embargo, hoy en día, las facultades de derecho han visto la necesidad de enseñar más al respecto, y se preocupan por mostrarle al mundo sobre esta rama legal no nueva, si no es una materia necesaria en la cartera de estudiantes de ciencias jurídicas.

Pero, ¿qué pasa con el abogado que no es milenario, y mucho menos centenario ?, o que no pertenece a ninguna generación que aún no ha nacido. ¿Estamos aterrorizados de pensar cómo enfrentar los cambios? ¿Cómo debemos enfrentar nuestro papel? Para hacer esto, debo comenzar diciendo que la Cuarta Revolución Industrial, o Industria 4.0, como también se la llama, nos está poniendo cara a cara con todas las ciencias y en sí misma con el mundo entero, y las ciencias jurídicas no iban a Ser la excepción, ya que está en constante transformación.

La promoción no se escapa, debemos evolucionar y adaptarnos a las nuevas realidades; con la dinámica que conlleva esta nueva etapa en la que pasan nuestras vidas y el trabajo diario de quienes profesan esta carrera.

Es por eso que el forense legal no puede vivir a espaldas de la tecnología, porque ha estado dando forma a una nueva modalidad de relaciones entre ciudadanos, empresas e instituciones a través de la evolución de los últimos tiempos. Y quien juega un papel más que importante en esta revolución tecnológica es la innovación que ha permitido que esta evolución continúe sin problemas.

Las nuevas tecnologías han ayudado a los profesionales a desafiar los límites de tiempo y espacio para satisfacer las necesidades del sector.

El abogado comienza su entrenamiento con un dicho: “El abogado que no estudia es cada día menos abogado”. Eduardo Couture, autor del conocido “Decálogo del abogado”, no se equivocó al decirlo. Por lo tanto, es apropiado decir que el abogado que no aplica la ciencia se convierte cada vez menos en un abogado. Estamos obligados a continuar estudiando durante toda la vida, para no quedarnos atascados y ser agentes de cambio.

Ley adaptable al futuro 

El papel del forense legal tampoco iba a detenerse. Ante la 4ta revolución industrial que nos acosa, el abogado debe estar preparado para comprender que si la ley no se adapta al futuro, el futuro puede comérselo. En el pasado, como en el presente, vivimos rodeados de situaciones legales, y en el futuro, aunque no lo sepamos, seguirán existiendo. En esta nueva era, la Ley no puede esperar modificaciones a partir de ahora, en todas las áreas.

El abogado del presente tiene que saber cómo aplicar un contrato digital o enfrentar el “know how” de Internet de las cosas. Por lo tanto, debe conocer el tracto sucesivo en asuntos informáticos, cómo reacciona el consumidor ante un acto masivo a través del comercio electrónico, reacciona ante un delito informático y aplica Habeas Data. El abogado debe prepararse para aprender sobre Blockchain y cambiar su forma tradicional de trabajar a programas que le permitan manejar información a la distancia de un clic.

Nuestro papel y actitud hacia la era digital es decisivo, debemos estar muy atentos al entender la informática legal para tomar las medidas necesarias y abandonar gradualmente la cultura del papel. Todo es como decimos, una cuestión de orden. Me emociona pensar que el “abogado digital”, como muchos autores llaman el abogado del futuro, puede presentar sus acusaciones habituales ante un tribunal en línea. De hecho, El Salvador ya está elaborando y modificando leyes para adaptarlas al mundo de la informática.

Contáctenos

Cualquiera que sea su pregunta, nuestro equipo lo orientará a la dirección correcta.

Inicia una conversación
Contáctanos
x
x

Share to:

Copy link:

Copied to clipboard Copy